la nueva investidura de dos mil once. - sin_título
15537
single,single-post,postid-15537,single-format-standard,ajax_updown,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-9.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2,vc_responsive

21 Oct la nueva investidura de dos mil once.

qué desastre era todo hasta que la investidura vino. qué huecas estaban las siglas de los partidos políticos. qué sociedad precaria nos habíamos diseñado. qué crisis identitaria, qué falta de diálogo, qué fractura social severa y fría. cuánta trinchera, qué dos o tres españas, quién lo diría.

qué desastre era todo hasta que la investidura del veinte de octubre de dos mil once vino. errejón no había nacido, ni sánchez, ni albert casi. y mariano era un teenager hipster en génova.

estábamos avocados a unas nuevas explosiones. siempre había explosiones. como rutina. siempre estaba esta emisora cada día sintonizada en nuestra cabeza, grabada como una divisa oscura en la gente de mi generación, por ejemplo. porque somos bastante los cuarentones que pensábamos que veríamos siempre morir explosionados a nuestros vecinos, a nuestros hijos, a nuestros jueces, a nuestros polis, a nuestros amigos y adversarios. pensábamos de verdad que el tiro en la nuca era cada cuatro días y las elecciones cada cuatro años.

españa era un fallo del sistema, un mensaje de error en la pantalla del estado del bienestar, una sociedad moderna y libre con ‘moderna’ y ‘libre’ tachadas.

menos mal que investimos un nuevo país, sin eta, el veinte de octubre de dos mil once. menos mal que logramos superar juntos esa crisis tan enorme y fiera. menos mal.

me importa menos la investidura de hoy, esta bobada posturista del comité federal, los pablistas y no, correa, las girauteces que masticamos estos días. yo mejor sigo guardando en la boca el sabor de aquella investidura que acabó con eta después de décadas sin estar vestidos ni investidos, sino más bien desnudos de miedo.

 

No Comments

Post A Comment